martes, 25 de noviembre de 2014

La insurrección magonista de la Baja California

Somos conscientes de que poco podemos decir en apenas 300 palabras sobre la insurrección magonista de 1911. Sin duda alguna, quizá sea uno de los episodios revolucionarios más desconocidos de la historia contemporánea mundial. Quizá por eso nos hayamos decidido a pergeñar un pequeño artículo sobre esta rebelión libertaria casi olvidada (incluso en México). 

La insurrección magonista fue dirigida por la Junta Organizadora del Partido Liberal. A pesar del nombre, los hermanos Flores Magón, que dirigieron la misma desde su forzado exilio de Los Ángeles, establecieron un programa político de transformación social de carácter anarquista. La rebelión se llevó a cabo en la Baja California, pero el plan era extenderla por todo el país. El objetivo no solo era derrocar la dictadura de Porfirio Díaz, sino acabar con la pobreza y la falta de libertad. El lema que acuñaron los insurrectos, ¡Tierra y Libertad!, era el mismo que usaron los narodnikis rusos durante el siglo XIX y Ricardo Flores Magón fue conocedor del mismo debido a la relación epistolar que mantuvo con el líder revolucionario ruso Piotr Kropotkin

La insurrección magonista contó con el apoyo de un importante contingente de voluntarios de los EE.UU. La mayoría de ellos eran miembros de Industrial Workers of the World (sindicato revolucionario de base multirracial). En una primera fase, los magonistas tomaron plazas importantes como Mexicali o Tijuana. Allí siguieron sumando apoyos y pusieron en práctica su programa de transformación social. Sin embargo, la fuerte presencia de extranjeros fue utilizada por los enemigos de la revolución para acusarles de tener un objetivo secreto: anexionar la Baja California a los EE.UU. Esta difamación, que les restó apoyos, se solapó con los cada vez más frecuentes desencuentros entre mexicanos y estadounidenses de la milicia magonista. Sin embargo, fue un elemento externo el que puso la puntilla al movimiento revolucionario. La firma de los Tratados de Juárez entre Porfirio Díaz y Francisco Madero, originó que las tropas maderistas emprendieran una campaña de acoso y derribo contra los magonistas. Finalmente, todos estos factores propiciaron la derrota de un movimiento que, sin embargo, quedaría firmemente anclado en el imaginario del movimiento anarquista (algo que evidencia la prensa obrera de la época).

- En el número 7/10 del fanzine COTARRO.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...